junio 17, 2024
“Ramona”: detalles que se mantienen vivos

“Ramona”: detalles que se mantienen vivos

Por Lizbeth Lara


La nueva edición de Ramona (La Rumorosa, 2021) es una reedición de la traducción al español que hizo el gran poeta cubano José Martí, como producto de su cariño y apreciación por la obra original. Coordinada por el Centro de Posgrado y Estudios Sor Juana, es introducida por Vianett Medina e incluye el prólogo original escrito por José Martí y un epílogo actualizado en 2014 por Roberto Fernández Retamar. La obra -que en este texto se analizará en sus rasgos literarios- se completa con la cronología del contexto y las obras de su autora, la estadounidense Helen Hunt Jackson.

‘Ramona’ no sólo apunta al nombre del personaje principal, sino que se vuelve el impulsor para que se desarrolle el relato. Es a causa del conflicto que provoca en otros su existencia, y su propio cuestionamiento, que la trama va evolucionando. Es, además, un justificante para mostrar al lector el subtexto: el conflicto racial. Ramona se vuelve el elemento que une piezas en la historia y que le dan una perspectiva única a la problemática de esta novela; es a través de ella que se exploran los distintos aspectos de lo que sucede.

Esta novela es contada por un narrador extradiegético, que a lo largo de 26 capítulos relata la historia de Ramona. Los personajes de Helen Hunt Jackson son complejos y están bien construidos: desde el inicio, la descripción es muy rica en detalles. Poco a poco, el narrador va introduciendo las historias de cada uno sin importar el grado de su protagonismo, haciendo que el lector los conozca conforme avanza el argumento.

Siendo esta una reedición en gran parte fiel a la traducción de Martí, el lenguaje que se lee entre las páginas puede resultar en algunas ocasiones algo denso, pues contiene palabras que se usaban aún en el siglo XIX. En su mayoría, los párrafos son algo extensos y abundan las oraciones subordinadas, a comparación de las simples, que se caracterizan por dar mucho detalle a la narración; un aspecto general que destaca en la novela. Algunos de los elementos de estas oraciones tienen un orden particular, en el que se termina de entender la idea sólo hasta que se lee la oración completa, por el uso de hipérbatos.

Al momento de describir, se vuelve indispensable dar a conocer los espacios, escenarios y atmósferas en las que se desenvuelve la trama; brindando color, dimensión y una variedad de perspectivas con abundantes adjetivos, adverbios y metáforas. Las descripciones de los paisajes, sobre todo, destacan al tener un papel importante para los personajes, que a menudo influyen en sus emociones como obras de arte.

Ramona, a pesar de sus casi dos siglos de antigüedad, es una obra que se mantiene vigente. Exige empatía al lector no solo para entender los corazones de los personajes de su historia, sino para transportarse y ponerse en el lugar de aquellos seres humanos que llegaron a vivir  injusticias por parte de otros, debido a que eran considerados inferiores, de poco valor.

Puedes escuchar ahora, de manera gratuita, pequeños fragmentos narrados de esta compleja obra, que te transportarán al siglo XIX, como: “Capataz”, “Bien pasado”, “Ramona” y “Los celos enemigos” en la cuenta oficial de La Lengua de Sor Juana en Spotify y Podimo.


La Lengua de Sor Juana es una revista bimestral del Centro de Posgrado y Estudios Sor Juana ©. Av. Las Palmas 4394, Las Palmas, 22106 Tijuana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *