mayo 21, 2024
Budí

Budí

Por Nonancy Estrada

Está emocionada, quiere que esté listo para darle la sorpresa, es su favorito desde que era niño.  Deshace con sus manos un kilo de requesón en una cazuela, poniendo especial atención en los trozos más grandes, mientras los hace le llega el olor ácido de la leche cuajada: recuerda cuando eran niños y ayudaban a escurrir el suero. Se lleva un poco de requesón a la boca y lo deshace entre el paladar y la lengua. Agrega seis huevos, va integrando uno a uno con un cucharón hasta quedar bien revuelto. Lo extraña, aunque ama a su padre estar solos es tedioso.

Rebana unas almendras, corta cuadritos de acitrón, y los integra al queso con huevo junto a un puño de pasas y piñones. Con mantequilla, que dejó cerca de la lumbre para que ablandara, unta una cazuela y echa toda la mezcla del requesón para llevarlo a la lumbre. Tapa la cazuela con un comal, ayudándose de un palo y pinzas le pone rescoldos todavía grandes encima para que se encierre bien el calor, espera rigurosa hasta que pasan unos treinta minutos o se apaga el rescoldo. Lo ha hecho tantas veces que con el puro olor a huevo reconocería lo cuajado, igual siempre se fija si está listo enterrando la puntita de un cuchillo esperando que salga limpio, efectivamente lo está. Escucha la puerta, a su padre contento y a su hermano presentando a su familia. Ella ya está llorando.


Bibliografía

Garza Marcué, R. M. y Vázquez Ahumada, C. (2017) mujeres construyendo un mundo: las recetas del Convento de Santa Mónica en Puebla. INAH


La Lengua de Sor Juana es una revista bimestral del Centro de Posgrado y Estudios Sor Juana ©. Av. Las Palmas 4394, Las Palmas, 22106 Tijuana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.